Clece Social,
el Proyecto social
de Clece

El trabajo es la mejor forma de integración, hoy más de 7.500 personas procedentes de colectivos desfavorecidos forman parte activa de la plantilla de Clece, el objetivo principal es ofrecer una oportunidad laboral a personas con discapacidad, víctimas de violencia de género, personas en riesgo de exclusión social y jóvenes desempleados de larga duración, que les permita desarrollarse profesional y personalmente.

Los retos de Clece Social:

Empleabilidad

Promover el mantenimiento del empleo, favoreciendo la posibilidad de que las personas puedan acceder a un puesto de trabajo y fomentando su desarrollo profesional y personal.

Integración

Clece Social apuesta por la integración laboral de las personas que pertenecen a colectivos socialmente vulnerables como una de las vías más efectivas para garantizar su inclusión social y para potenciar su bienestar y mejorar su calidad de vida.

Sensibilización

Tan importante como dar solución a los problemas de un colectivo es hacerlos visibles. Clece Social juega un papel muy activo, no sólo actuando, sino también comunicando y concienciando sobre determinadas realidades sociales a todos los públicos con los que interactúa (proveedores, clientes, socios, empleados, consumidores…)

Cuidado de las personas

Más allá de su actividad, Clece está comprometida con la mejora de la calidad de vida, la integración social y la sensibilización de los usuarios de los servicios, principalmente las personas mayores y la infancia.

4 COLECTIVOS, 4 REALIDADES:

Discapacidad

Cerca de un millón y medio de personas en España, tienen alguna discapacidad. El 33% de ellas está desempleado. Una tasa de paro 8 puntos superior a la del conjunto de la población. Afrontar este desequilibro requiere abordar el problema desde la normalidad. Esto significa ofrecer a todas las personas las mismas oportunidades valorándolas por sus cualidades y capacidades, y no porque tengan una determinada discapacidad.

Violencia de género

La violencia de género constituye un grave problema social. Desde 2003 hasta la actualidad más de 900 mujeres han fallecido víctimas de la violencia de género, según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. De ellas, solo un 23% había denunciado. Detrás de estas cifras están el miedo, el temor a las represalias o la situación de aislamiento personal.
Proporcionarles una oportunidad laboral es, en muchos casos, el principio para poder formar y desarrollar una nueva vida.

Exclusión social

Más de 13 millones de españoles están expuestos a la exclusión social. El desempleo, el nivel educativo, la dificultad de acceso a una vivienda, los bajos ingresos, el abandono de un centro asistencial o penitenciario o un problema de adicción son algunos de los detonantes de una situación de exclusión social. La inserción en el mercado de trabajo es una de las vías más efectivas para afrontar estos problemas.

Desempleo joven

El desempleo juvenil es uno de los principales problemas sociales, que no solo compromete el presente sino que también puede hipotecar el futuro de una sociedad. El reto pasa por aumentar la formación laboral de los jóvenes y favorecer sus salidas profesionales.

Si quieres más información sobre el proyecto social de Clece entra en nuestra > IV Memoria Social